¿Listo para otra enfermedad pandémica? Se llama “fatiga por tomar decisiones”

La mayoría de nosotros hemos sentido el agotamiento al tomar decisiones en la era de la pandemia.

¿Debo viajar para ver a un pariente mayor? ¿Puedo ver a mis amigos y, si es así, está bien en un lugar cerrado? ¿Con máscara o sin máscara? ¿Prueba o no prueba? ¿Qué día? ¿Cuál marca? ¿Es seguro enviar a mi hijo a la guardería?

Preguntas que alguna vez fueron triviales ahora tienen el peso moral de una elección de vida o muerte. Por lo tanto, puede ser útil saber (mientras vas y vienes sobre si cancelar tus vacaciones que no tienen reembolso) que tu lucha tiene un nombre: fatiga de decisión.

En 2004, el psicólogo Barry Schwartz escribió un libro influyente, The Paradox of Choices: Why More is Less (La paradoja de la elección: por qué más es menos). La premisa básica es la siguiente: ya sea que elijas tu helado favorito, un nuevo par de zapatillas o un médico de familia, elegir puede ser algo maravilloso. Pero demasiadas opciones pueden paralizarnos y hacernos sentir menos satisfechos con nuestras decisiones a largo plazo.

Y eso es solo para las pequeñas cosas.

Schwartz sugiere que, frente a una serie de decisiones difíciles sobre la salud y la seguridad durante una pandemia, podemos experimentar un tipo único de agotamiento que podría afectar profundamente a nuestro cerebro y a nuestra salud mental.

Schwartz, profesor emérito de Psicología en Swarthmore College y profesor invitado en la Haas School of Business de la Universidad de California-Berkeley, ha estado estudiando las interacciones entre psicología, moralidad y economía durante 50 años. Habló con Jenny Gold de KHN sobre la fatiga de tomar decisiones que tantos estadounidenses sienten dos años después de la pandemia y cómo podemos enfrentarla. (La conversación ha sido editada por su extensión y claridad).

¿Qué es la fatiga de decisión?

Todos sabemos que elegir es bueno. Eso es parte de lo que significa ser estadounidense. Entonces, si la elección es buena, mejor. Resulta que eso no es cierto.

Imagina que cuando vas al supermercado, no solo tienes que elegir entre 200 tipos de cereales, sino que tienes que elegir entre 150 tipos de galletas saladas, 300 tipos de sopa, 47 tipos de pasta de dientes, etc. Si realmente fuiste de compras con el objetivo de obtener lo mejor de todo, morirías de hambre antes de terminar, o de fatiga. No puedes vivir tu vida de esa manera.

Cuando abrumas a las personas con opciones, en lugar de liberarlas, las paralizas. Entonces, no pueden decidir. Y, si deciden, están menos satisfechos, porque es muy fácil imaginar que alguna alternativa que no eligieron hubiera sido mejor que la que eligieron.

¿Cómo ha afectado la pandemia nuestra capacidad de tomar decisiones?

Con la pandemia, todas las opciones que solíamos enfrentar desaparecieron. Los restaurantes no estaban abiertos, así que no tenías que decidir qué pedir. Los supermercados no estaban abiertos o eran demasiado peligrosos, por lo que no tenías que decidir qué comprar. De repente tus opciones se restringieron.

Pero, a medida que las cosas se calman, regresas a alguna versión de tu vida anterior, excepto con un conjunto completamente nuevo de problemas en los que ninguno de nosotros había pensado antes.

Y el tipo de decisiones de las que estás hablando son decisiones de alto riesgo. ¿Debo ver a mis padres para las vacaciones y ponerlos en riesgo? ¿Debo dejar que mi hijo vaya a la escuela? ¿Debería tener reuniones con amigos afuera y temblar de frío, o estoy dispuesto a arriesgarme a sentarme adentro?

 Estas no son decisiones con las que hemos tenido práctica. Y habiendo tomado esta decisión el martes, te enfrentas a ella nuevamente el jueves. Y, por lo que sabes, todo ha cambiado entre el martes y el jueves. Creo que esto ha creado un mundo que es simplemente imposible de negociar para nosotros. No sé si es posible irse a la cama con la mente tranquila.

¿Puede explicar lo que está pasando en nuestros cerebros?

Cuando tomamos decisiones, estamos ejercitando un músculo. Y al igual que en el gimnasio, cuando haces pesas, tus músculos se cansan. Cuando este músculo que toma decisiones se cansa, básicamente ya no podemos hacerlo.

Hemos escuchado mucho sobre más personas que se sienten deprimidas y ansiosas durante la pandemia. ¿Cree que la fatiga de decisión está exacerbando los problemas de salud mental?

No creo que necesites fatiga de decisión para explicar la explosión de problemas de salud mental. Pero supone una carga adicional para las personas.

Imagina que decidiste que, a partir de mañana, vas a pensar en cada decisión que tomes. Bien, te despiertas por la mañana: ¿Debería levantarme de la cama? ¿O debo quedarme en la cama por otros 15 minutos? ¿Debo cepillarme los dientes o dejar de cepillarme los dientes? ¿Debo vestirme ahora, o debo vestirme después de haber tomado mi café?

Lo que hizo la pandemia para mucha gente es convertir la toma de decisiones rutinarias en no rutinarias. Y eso ejerce una especie de presión sobre nosotros que se acumula a lo largo del día, y luego viene mañana, y te enfrentas a todo de nuevo. No veo cómo podría no contribuir al estrés, la ansiedad y la depresión.

A medida que avanza la pandemia, ¿estamos mejorando en la toma de estas decisiones? ¿O el agotamiento agravado nos hace peor para sopesar las opciones?

Hay dos posibilidades. Una es que estamos fortaleciendo nuestros músculos de toma de decisiones, lo que significa que podemos tolerar más decisiones en el transcurso de un día de lo que podíamos antes. Otra posibilidad es que simplemente nos adaptemos al estado de estrés y ansiedad, y estemos tomando todo tipo de malas decisiones.

En principio, debería ser el caso de que cuando te enfrentas a una situación dramáticamente nueva, aprendes a tomar mejores decisiones que las que podías tomar cuando todo comenzó. Y no dudo que eso sea cierto para algunas personas. Pero también dudo que sea cierto en general, que la gente esté tomando mejores decisiones que cuando empezó.

Entonces, ¿qué pueden hacer las personas para evitar el agotamiento?

Primero, simplifica tu vida y sigue algunas reglas. Y las reglas no tienen que ser perfectas. Por ejemplo: “No voy a comer adentro de un restaurante, punto”. Perderás oportunidades que podrían haber sido bastante agradables, pero has tomado una decisión. Y puedes hacer eso con respecto a muchas cosas de la forma en que, cuando hacemos nuestras compras de comestibles, compramos Cheerios todas las semanas. Sabes, voy a pensar en muchas de las cosas que compro en el supermercado, pero no voy a pensar en el desayuno.

Lo segundo que puedes hacer es dejar de preguntarte: “¿Qué es lo mejor que puedo hacer?” En su lugar, pregúntate: “¿Qué es lo suficientemente bueno que puedo hacer?” ¿Qué opción generará resultados suficientemente buenos la mayor parte del tiempo? Creo que eso quita una enorme cantidad de presión. No hay garantía de que no cometerás errores. Vivimos en un mundo incierto. Pero es mucho más fácil encontrar lo suficientemente bueno que encontrar lo mejor.

Esta historia fue producida por KHN (Kaiser Health News), la redacción de KFF (Kaiser Family Foundation), que produce periodismo en profundidad sobre temas de salud. Junto con Análisis de Políticas y Encuestas, KHN es uno de los tres principales programas de KFF. KFF es una organización sin fines de lucro que brinda información sobre temas de salud a la nación.

KHN (Kaiser Health News) is a national newsroom that produces in-depth journalism about health issues. Together with Policy Analysis and Polling, KHN is one of the three major operating programs at KFF (Kaiser Family Foundation). KFF is an endowed nonprofit organization providing information on health issues to the nation.

USE OUR CONTENT

This story can be republished for free (details).

Source link